Tecnología y Derecho

Blog sobre Propiedad Intelectual y Derecho de las Nuevas Tecnologías

Derecho de las nuevas tecnologías

Victoria legal para Uber: la empresa gana tres recursos contra la Generalitat

A estas alturas, probablemente, cuando utilizamos la palabra «Uber», todo el mundo sabe de lo que estamos hablando. Se trata de una compañía que, entre otros servicios, oferta el llamado “UberPop”, el cual permite que cualquier persona que disponga de un coche pueda transportar a otros usuarios dentro de una ciudad a cambio de un precio, ofreciendo un servicio similar al de un taxi.

Este disruptivo modelo de negocio ha conllevado una inquietante variedad de problemas legales para esta empresa en prácticamente todos los países del mundo. Esto se reflejó, por ejemplo, en Francia, donde varios de sus directivos incluso fueron arrestados. Asimismo, en España, recibió dos importantes demandas, una de ellas en Madrid y la otra en Barcelona. En relación con la primera, el Juzgado de lo Mercantil nº2 adoptó en diciembre de 2014 un auto de medidas cautelares ordenando el cese cautelar de la actividad de la empresa en España (comento dicho auto en este artículo).

Por otro lado, en lo relativo a la demanda presentada en Barcelona, el caso es más interesante. Esto es debido a que el Juzgado de lo Mercantil nº3 de Barcelona, en lugar de resolver directamente el asunto, lanzó una cuestión prejudicial ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. En este sentido, merece la pena hacer alusión a que, en los próximos días, dicho Tribunal arranca el proceso para resolver la cuestión planteada. Esta decisión, sin lugar a dudas, puede marcar un antes y un después en lo que se refiere al encaje legal de las actividades de las empresas de economía colaborativa.

Situado el contexto legal en el que Uber se encuentra actualmente, resulta aún más interesante el hecho de que Uber acaba de obtener sus primeras victorias judiciales. En este sentido, podemos destacar que en los últimos meses, ha obtenido resoluciones favorables en tres recursos contra las sanciones impuestas por la Generalitat de Catalunya por incumplimiento de la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres.

Por situar el contexto, de acuerdo con mi propia experiencia como abogado de algunas de estas empresas, las sanciones suelen partir del siguiente supuesto de hecho:

  • solicitud de inspección por parte de la autoridad sectorial;
  • negación por parte de la empresa de someterse al régimen de dicha autoridad por no ser aplicable, y
  • sanción de esta misma autoridad por incumplimiento de la legislación sectorial a consecuencia de no colaborar con la inspección.

De esta forma, en estos recursos, como se ha indicado, Uber defendía la no aplicabilidad de la legislación en materia de transporte a su actividad, por ser un mero prestador de servicios de la sociedad de la información. Este mismo argumento es el que esgriman otras empresas, como BlaBlaCar, dentro del ámbito de la economía colaborativa. Por tanto, los tres recursos presentados contra las resoluciones sancionadoras han sido resueltos a favor de Uber, validando su argumento de que la actividad de su plataforma se rige por la legislación de servicios de la sociedad de la información y no por la de transporte.

No obstante, los problemas legales a los que se ha visto sometido Uber no acaban ahí. A nivel mundial se está encontrando con problemas legales en el ámbito laboral. De esta manera, distintos tribunales establecen que los conductores de la plataforma no son meros usuarios independientes sino trabajadores de Uber. Asimismo, los problemas con el sector del taxi no se reducen a Europa, sino que pueden encontrarse en todo el Mundo, incluyendo países como Chile, México o Uruguay, ente muchos otros. Teniendo esto en cuenta, no es de extrañar que dese Uber se planteen expandirse principalmente por África, donde muchos de los países no cuentan con una regulación tan extensa en materia de transporte que pueda limitar la actividad.

Teniendo en cuenta todo este panorama, no podemos sino aguardar expectantes la resolución del Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre este asunto. Sin duda, la batalla legal que está librando, no solo Uber, sino todo el sector de la economía colaborativa, supone un acontecimiento a nivel jurídico y social sin precedentes.

Deja un comentario