Tecnología y Derecho

Blog sobre Propiedad Intelectual y Derecho de las Nuevas Tecnologías

Miscelánea / Propiedad intelectual

Los subtítulos como obra derivada

He leído en el Blog de Ramón Cerdá que BREIN, la asociación para la defensa de los derechos de la industria del entretenimiento en Holanda, está pidiendo el cierre de páginas que recogen únicamente subtítulos de películas y series de televisión. Esto recuerda a lo que ya vivimos en España con otras páginas Web destinadas al mismo fin, especialmente conocido el  caso de Wikisubtitles.

La discusión que me interesa a tal efecto es por qué una persona no puede realizar de forma altruista unos subtítulos para una película o serie de televisión según la Ley. Esto es debido a que según el artículo 11 del Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, la traducción de una obra sería lo que se denomina como “obra derivada” y elaborar los subtítulos para una película no deja de ser una traducción de una obra cinematográfica o audiovisual –  hay que contextualizar el artículo 11.1º en relación con el artículo 10.1.d).

De esta forma para que pudiéramos realizar legalmente unos subtítulos para una obra deberíamos de contar con el derecho de transformación del artículo 21 TRLPI, por lo que necesitaríamos que los autores de la obra nos cediesen el mismo. En cualquier caso, si es vuestro deseo elaborar unos subtítulos, no os recomiendo que escribáis a alguna de las grandes productoras de cine o televisión para pedir que os cedan el derecho de transformación de una película (sobra explicar por qué).

Otra cosa distinta es que el material audiovisual cuente con una licencia copyleft o creative commons (aunque cuidado, esta última solo podría ser adecuada cuando permita las obras derivadas), en cuyo caso sí podría hacerse. No obstante, es evidente que las obras cinematográficas y audiovisuales que actualmente existen bajo estas licencias difícilmente gozaran del mismo interés con el que cuentan las grandes producciones.

Por lo que he podido observar, a muchas personas les extraña que esto no se pueda hacer. Creo que la razón es que causa mucho más perjuicio aquel que, en una página web, pone a disposición de todo el mundo la obra audiovisual; si lo comparamos con aquel que cuelga un archivo de subtítulos que, sin el vídeo, carece de interés alguno. Podría ser objeto de estudio si, en Estados Unidos (y otros estados de sistema common-law) este hecho podría englobarse en el Fair Use como límite a los derechos de autor en determinados casos concretos (véase 17 U.S. CODE § 107).

En cualquier caso, en España y otros países de Europa la legislación es clara al respecto y no está permitido, otra historia es que se pueda controlar y paralizar la existencia de este tipo de Webs, que es bastante complejo.

Deja un comentario