Tecnología y Derecho

Blog sobre Propiedad Intelectual y Derecho de las Nuevas Tecnologías

Derecho estadounidense / Propiedad intelectual

La película sobre Martin Luther King que no utiliza sus palabras originales

Selma es una película de género dramático que acaba de estrenarse en Estados Unidos, dirigida y escrita por Ava DuVernay, que narra –entre otras cosas- una parte importante de la vida de Martin Luther King. De hecho, tal y como se puede observar, la película está recibiendo críticas muy positivas, así como siendo nominada a numerosos galardones, lo que sin duda determina que deberemos incluirla en la lista de próximas películas a ver.

Sin embargo, a la hora de realizar la película se encontraron con un problema: los discursos de Martin Luther King están protegidos por derechos de autor y estos pertenecen actualmente a sus hijos. Por lo tanto, para utilizar algunas de sus legendarias frases como el archiconocido “I have a dream”, los cineastas se verían obligados a llegar a un acuerdo económico con los referidos hijos del icono afroamericano galardonado con un Nobel de la Paz. No obstante, es sobradamente conocido que esto no es tarea fácil pues, de acuerdo con la noticia publicada en DailyMail, cuando se instaló una estatua en honor a Martin Luther King en un paseo de Washington D.C., se tuvieron que pagar cerca de 800.000 dólares a sus hijos por incluir algunas de sus frases en el mármol de la estatua.

De esta manera, podemos imaginar la profunda crisis que tuvo lugar en el seno del equipo de guionistas de la película cuando tuvieron conocimiento de esta vicisitud. No es posible permitirse el lujo de rodar una película sobre Martin Luther King sin hacer uso de sus elocuentes y formidables discursos, por lo que todo parecía indicar que se verían obligados a hacer frente a una gran cantidad de dinero para poderlos utilizar. Sin embargo, una vez revisados los antecedentes al respecto y teniendo en cuenta lo complicado que es llegar a cualquier tipo de acuerdo con los hijos del fallecido premio Nobel, supieron que debían buscar una solución alternativa. Y, cuando todo parecía perdido, esta solución llegó en el momento en que una persona del equipo de la película propuso: “¿Y si cambiamos ligeramente las palabras de los discursos de Martin Luther King y así evitamos problemas?”.

Y así se hizo. Se dieron cuenta que podían decir “Yo he soñado” en lugar de “Tengo un sueño”. Bueno, este ejemplo es figurado, pero de acuerdo con el reportaje publicado en The Hollywood Report, el actor en la película dice ante la extasiada multitud “¿Quién asesinó a Jimmie Lee Jackson?”, mientras que en la vida real, el señor King en ese preciso momento dijo:  “¿Quién lo mató?”. Como vemos, lo que se ha hecho es modificar sutilmente las palabras de los discursos con el fin último de eludir la comisión cualquier tipo de infracción por derechos de autor.

En todo caso, cabe mencionar que los autores de la película tenían como posible argumento de defensa el Fair Use o “uso justo”, que es una figura que prevé el ordenamiento estadounidense que permite la utilización de obras protegidas en algunos casos en los que se considera justificado, sin necesidad de consentimiento ni remuneración (§ 107 U.S. Copyright Law). Sin embargo, las reglas sobre el Fair Use inciden principalmente sobre el caso concreto, de manera que se corría un riesgo superior enfrentándose a un posible procedimiento judicial que modificando los discursos.

En definitiva, parece que de momento han salido airosos de este embrollo, aunque deben permanecer alerta porque seguramente los hijos de Martin Luther King estarán ahora mismo reunidos con sus abogados viendo la película, estudiando las posibilidades para una futura demanda. No debemos obviar que, de acuerdo con el columnista de Time, Jack White, la prole del señor King ha recaudado cerca de cincuenta millones de dólares gracias al legado de su padre.

Deja un comentario