Tecnología y Derecho

Blog sobre Propiedad Intelectual y Derecho de las Nuevas Tecnologías

Derecho de las nuevas tecnologías

Perder peso con dispositivos que actúan sobre el sistema nervioso

Según la Organización Mundial de la Salud, existen en la actualidad más de mil millones de adultos con sobrepeso, cifra que se prevé que pueda llegar a los mil quinientos millones en 2015. Asimismo, la OMS indica que cada año mueren en torno a 2,6 millones de personas por causas relacionadas con la obesidad o el sobrepeso. Con estos datos sobre la mesa, es indudable que una de las prioridades principales dentro del sector sanitario es diseñar artilugios que sean susceptibles de ayudar a las personas a perder peso.

De acuerdo con el National Heart, Lung and Blood Institute de Estados Unidos, el sobrepeso y la obesidad se produce en la mayoría de ocasiones por un inadecuado balance energético, es decir, cuando se ingieren alimentos que proporcionan mucha más energía de la que realmente se utiliza. Desgraciadamente, los actuales estilos de vida que mantenemos, que se basan en un modelo sedentario, en el que la actividad física brilla por su ausencia y, al mismo tiempo, ingerimos una gran cantidad de alimentos calóricos, favorecen la proliferación de este tipo de afecciones.

Hace unos días, preparando un artículo sobre dispositivos inteligentes en el ámbito sanitario, di con un artilugio que me sorprendió. Se trata de EnteroMedics VBloc, un aparato que promete eliminar la sensación de hambre, bloqueando los impulsos nerviosos que envían el mensaje al cerebro para causarnos esta sensación. Algunas personas tienen dudas sobre la actual fiabilidad de este producto, teniendo en cuenta que cuando buscas “neuroblocking technology” aparece recurrentemente la empresa fabricante. Ahora bien, esto no colisiona con una realidad y es que esto, a día de hoy, es algo totalmente posible.

De hecho, la Food and Drug Administration de Estados Unidos ha dado vía libre a la comercialización del producto tras una serie de ensayos clínicos realizados con 233 pacientes con obesidad. Después de un año de uso, más de la mitad de ellos perdió un 20% de su peso. En este sentido, de acuerdo con la BBC, según palabras de William Maissel, jefe científico del Centro de Salud Radiológica y Dispositivos de la FDA, “los dispositivos médicos pueden ayudar a médicos y pacientes a desarrollar planes integrales de tratamiento de obesidad”.

Hace ya tiempo que hemos integrado los dispositivos médicos en nuestras vidas cotidianas. Los marcapasos, DAI, medidores de glucemia o tensiómetros ayudan diariamente a un incontable número de personas con problemas de salud. No obstante, podemos observar como estos aparatos cada vez vienen siendo más inteligentes. Que detecten correctamente lo que deben hacer o cómo deben de actuar puede ser determinante para la vida de una persona.

Pues bien, los errores producidos en sensores inteligentes aplicados al ámbito sanitario será un generador de responsabilidad civil como nunca lo hemos visto hasta ahora en Europa. Esto es debido a las consecuencias derivadas de la existencia de un dispositivo defectuoso, pudiendo llegar a producir daños y perjuicios muy severos al usuario afectado. De esta manera, como ya analizaba en este artículo de octubre del pasado año, el fabricante se verá obligado a responder si atendemos a la actual regulación en materia de consumidores y usuarios.

Así las cosas, son indiscutibles las ventajas que tienen estos dispositivos de cara a mejorar la salud global de las personas. No obstante, las farmacéuticas y, en general, los fabricantes de este tipo de dispositivos, se van a enfrentar necesariamente a diversos problemas legales. La manera en que los afronten serán determinantes para la viabilidad del negocio a largo plazo, de modo que, aquellas empresas que sepan gestionar las contingencias con eficacia, acabarán dominando un mercado que está en continua expansión.

Deja un comentario